viernes, 17 de febrero de 2012

Segundos...

La verdad es que mientras pestañeas pierdes unas milésimas de segundo que no valoras, y se suman a los segundos que se van esperando a que coja el móvil, los minutos esperando el autobús, las horas delante del ordenador, los días de dudas, semanas de confusión, meses de esperas y años de una vida que viviste tan pendiente de otras cosas que se te escapa sin apenas poder sentirte culpable por no haberla aprovechado.
No se, si es que ahora soy más consciente de lo rápido que pasa el tiempo, o simplemente comienzo a valorar lo realmente importante de la vida.
Lo que se suele decir: “No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes”. Creo que también se podría utilizar: “No sabes lo que tienes hasta que crees que puedes perderlo”.
Por favor, querer hoy, perdonar hoy, vivir hoy! Que el mañana... bueno... ¿Quién lo ha visto?